Teletrabajo, un formato laboral que se impone ante las formas tradicionales

Las crisis nos desafían e interpelan a reflexionar críticamente, repensando nuevas formas de adaptarnos y empatizar con la dinámica del cambio.

El decreto de aislamiento por la Pandemia del Coronavirus ha puesto en escena nuevamente el debate de receptar y promover el trabajo fuera de establecimiento a través de la modalidad de teletrabajo; cuestión que desde hace ya tiempo venimos trabajando en el marco de la modernización de la ley de contrato de trabajo 20.744.

Muchas empresas se han visto obligadas a generar formas de teletrabajo sin experiencia y sin herramientas, buscando continuar el normal desenvolvimiento de sus empleados y actividades.

Sin embargo, apenas un 1.6% del total de empleados en el país, se estima que trabajaban bajo alguna modalidad de relación laboral a distancia, mediante la utilización de tecnologías de la información y comunicación (TIC), ajenos al domicilio del empleador.

A diferencia de los promedios mundiales más elevados, que alcanzan un 28-30% de trabajadores bajo esta modalidad, nuestro país tiene una reducida experiencia y un lento desarrollo de esta modalidad, en la cual se destaca la transversalidad y multidisciplinariedad de los trabajadores, la multiculturalidad y la posibilidad de flexibilizar la carga horario con las tareas domésticas.

A principio de este año, presenté un proyecto de ley modificatorio del régimen de contrato de trabajo, que contemplaba entre uno de sus puntos centrales la posibilidad de ampliar y promover el teletrabajo contemplando las crecientes necesidades de la vida familiar, como una forma de generar herramientas que posibiliten una distribución de las tareas o funciones domésticas y familiares, logrando así la conciliación de la vida familiar y laboral.

Esta propuesta hoy asume una vigencia superlativa, y nos desafía no solo a impulsar la modernización del marco normativo laboral de forma unilateral, sino generar un diálogo con los demás actores del sistema para poder lograrlo con éxito.

Esta decisión, que desde el congreso impulsamos requiere integrar un amplio espectro de actores que posibiliten que más empresas adopten esta forma de trabajo: empleadores, entidades sindicales, capacitadores, trabajadores pero sobre todo operadores a cargo de la infraestructura de conectividad quienes hoy más que nunca deben demostrar estar a la altura de un verdadero cambio tecnológico y cultural.

CONTENIDO RELACIONADO
“Mientras el presidente lee un discurso lleno de promesas, la pobreza sigue aumentando en la argentina”

“Culpas y reproches ajenos. Nada de autocrítica. Parece que el presidente olvida que el sentido de esta obligación constitucional es Read more

“El déficit habitacional es un problema que debe atenderse de manera urgente, federal y planificado”.

En la primera sesión del año, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado un proyecto de ley que establece Read more

“Adhiero a la propuesta de revisión, pero debemos encarar un tratamiento integral de la ley de ganancias”

“Celebro el interés que estos días se ha mostrado en modificar la ley de impuesto a las ganancias y subir Read more

La eliminación de subsidios nacionales al transporte interurbano va a contramano de las necesidades del interior del país

La diputada nacional Soledad Carrizo manifestó su preocupación al conocerse la resolución adoptada por el gobierno nacional , a través Read more

Movilidad Jubilatoria: “El gobierno pone en marcha un modelo de ajuste maquillado bajo el slogan de justicia social”

La diputada nacional por Córdoba, Soledad Carrizo, rechazó el proyecto de movilidad jubilatoria que impulsa el Gobierno nacional. Al respecto Read more

“El día que aceptemos la muerte como un camino, habremos fracasado y perdido el sentido de nuestra vida”

Soledad Carrizo, ratificó su postura de votar en contra el proyecto de legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), en Read more